Las pruebas de presión hidrostática consisten en someter las piezas a presiones con fuerzas dos veces mayores para las que están diseñadas por un tiempo determinado. Para ello se bombea agua en el interior de la pieza hasta conseguir la presión indicada. De esta manera se asegura tanto el buen funcionamiento de los componentes como la integridad física de los operadores, generando así un descenso importante en los gastos operativos. En este caso Sonotest S.A. cuenta con la experiencia suficiente para realizar este tipo de estudio.