Las calderas son dispositivos expuestos constantemente a altas temperaturas y altas presiones, sufriendo desgastes en la estructura de sus materiales. El monitoreo de sus condiciones forma parte de nuestro trabajo, para poder ofrecer a nuestros clientes un diagnóstico oportuno de la integridad de las calderas.